Italia y su huella en La Boca

junio 16, 2017

No existe en Argentina ámbito social, político, económico, cultural o artístico donde los italianos no hayan aportado sus ideas, pensamientos, valores y trabajo. Muchos italianos, principalmente genoveses, se asentaron en el barrio portuario de La Boca a fines del siglo XIX, y le dieron su toque político, artístico y social. Sus huellas se ven en varios aspectos del barrio: el “cocoliche” (forma de pronunciar el español de los inmigrantes) se llama así por un personaje napolitano que vivió en este barrio. También el arte gráfico del fileteado porteño, muy presente en La Boca, que comenzaron los primeros inmigrantes italianos en los talleres de carrocerías. Los italianos “Tanos” influyeron en gran parte en el teatro y el tango surgidos en esa época y sus descendientes fundaron el club de fútbol Boca Juniors.

La Bombonera

Así se llama el estadio del club de fútbol Boca Juniors, que se encuentra en Brandsen 805.

Agrupación de Gente de Arte y Letras Impulso

La ONG, ubicada en Gral. Gregorio Aráoz de Lamadrid 355, fue fundada en 1940 por un grupo de destacados artistas plásticos de la época, muchos de ellos italianos, encabezados por Fortunato Lacámera. Algunos eran Juan Carlos Miraglia, José Pugliese, Arturo Maresca, Carlos Porteiro, Antonio Carotenuto, Vicente Vento, Mateo Scagliarini, José Rosso, Orlando Stagnaro y José Luis Menghi. Su propósito era fomentar la realización de actividades plásticas y literarias, mediante el mantenimiento de una galería de arte y una biblioteca en la sede propia de la calle Lamadrid.  Según se establece en su estatuto, debía realizar exposiciones periódicas, promover la edición de obras, la enseñanza de las disciplinas asociadas, la publicación de un órgano de difusión y la vinculación con otras instituciones similares.

El Cuartel de Bomberos Voluntarios de la Boca

Creado a fines del siglo XIX, fue el primero del país. Surgió en un barrio de viviendas precarias y materiales de fácil combustión principalmente habitadas por inmigrantes. Motivados por un incendio en 1884, Don Tomás Liberti y un grupo de compatriotas presentaron un manifiesto escrito en italiano.